EL MEJOR VERANO

9/17/2017

Imagen de friends, travel, and summer

Y ESTO YA SE ACABA...

Aquí estoy, un día más escribiendo en este blog y sin embargo sintiéndome diferente, porque he logrado mi último propósito, y no es otro que disfrutar de la vida, apreciar más las pequeñas cosas, los pequeños momentos... Y hoy, 17 de septiembre, con el regreso a clases que tengo mañana y con un nudo en el pecho al tener que enfrentarme al último curso de instituto en el que decidiré a qué me quiero dedicar, despido el que ha sido el mejor verano de mi vida hasta ahora.

Todo empezó el 23 de junio cuando por fin se acabaron las clases definitivamente y se celebraba San Juan. Así que mi grupo de amigas del instituto hicimos las mochilas y dormimos todas juntas en casa de una amiga que tenía al lado de la playa, nos preparamos todas juntas, algunas se arreglaron más que otras a pesar de que era de noche, haría frío cerca del mar, y no se nos iba a ver. Salimos por la playa rodeadas de hogueras, conocí a gente nueva y me llevo un muy buen recuerdo de aquella noche. A la mañana siguiente volvimos al centro de la ciudad y comí en casa de una amiga, fui a su piscina, por la tarde quedé con un amigo y acabamos cenando con otra más en su casa. No había pasado por la mía en más de un día, y para mí, el verano no habría podido empezar mejor.

Imagen de friends, beach, and summer

Fue la semana siguiente cuando nos dieron las notas y pude ver que, pese a todo, no habían sido tan malas, aunque el curso siguiente me iba a tener que esforzar mucho más para no dejar de mejorar. Pero en ese momento solo sentí que no iba a hacer otra cosa que no fuera disfrutar, salir mucho seguido y también quedarme un día entero en mi casa para ver cualquier serie. Haciendo millones de planes y excursiones con mis nuevos amigos del instituto o quedar con los de siempre para tomar algo y reírnos por cualquier tontería.

Al empezar julio hice en mi casa una comida con mis amigos del instituto para,d e alguna forma, despedir el curso por completo. Y ahí estuvimos, comiendo churrasco quemado, bailando cualquier canción, intentando hacer un remolino bastante bastante fallido en la piscina...

Imagen de summer, friends, and pool

Pasó otra semana en la que no dejé de quedar, y llegó un sábado en el que decidimos hacer una escapada al río. Así que cogimos todos juntos el tren para parar en un pueblo cerca y hacer la gran caminata bajo el sol que nos llevaría por fin al río, mientras veíamos que todos los demás llegaban con el coche por la gran suerte de que podían tener el carnet. Allí pasamos el día, nos quemamos bastante, y volvimos corriendo a la estación por miedo a perder el tren.

Imagen de green, tropical, and dark

Otra semana más que pasó, en la que seguí quedando, yendo algún día a la playa, estando con la familia, comiendo calipos... Y llegó la primera acampada de todo el verano en casa de un amigo. Ahí estuvimos solos, dándole mil vueltas a la tienda de campaña porque no teníamos ni la más remota idea de cómo se montaba. Dimos un paseos hasta unas fosas en las que me bañé y casi me congelo viva. Preparamos la cena, hablamos durante horas, cantamos, y también hubo tiempo para mirar con muchísima más fuerza todas las estrellas, y hubo tiempo para tener unas conversaciones un tanto más profundas.

Imagen de linda, paisaje, and campamento

Lo mismo de siempre de nuevo, aunque esta vez yo no podía despegarme de la pantalla al ver una serie que me tuvo enganchada durante días y la cual devoré. Diez días después de la primera acampada tuvimos otra, a la que fuimos en barco. Era una acampada algo distinta ya que era también modo cumpleaños de nada más y nada menos que cuatro personas. Allí tuvimos que montar de nuevo todas las tiendas de campaña, con algo más de práctica que en la anterior. Otra vez más que cantamos, hablamos hasta las tantas, alguna se estresó (yo), y también pudimos disfrutar de las estrellas.

Al día siguiente de la acampada llegó el momento de volver a coger el coche e ir desde Galicia hasta el norte de Italia, el paisaje seguía siendo muy verde pero la diferencia era que había unas grandes montañas que me parecieron increíbles. Allí volví a montar mi tienda de campaña, parece que vivo en ella, y me acostumbré a vivir en lo rural, aunque no pude ser capaz de acomodarme a los 5 grados que había por la noche y de los que no me libraba ni con tres capas de ropa ni con el saco. Tuvimos que pasar alguna que otra tormenta y no teníamos absolutamente ningún plan, pero siempre se podía disfrutar del asombroso paisaje que había. Cinco días más tarde cogimos el coche una vez más para bajar a un pueblo donde hacía mejor tiempo, y dos días después de nuevo en la carretera para estar en un camping en Francia y visitar una ciudad de ricos.

Imagen de travel

Al volver de nuevo sentí de nuevo la playa, volví a picar en cenar en el Mc Donals, y a estar de nuevo con todos mis amigos. Llegó el marisquiño y supe qué es aquello de pasarse y no acordarse de la mitad de la noche al día siguiente, pero pese a todo lo que pasó, tengo un buen sentimiento.

Al día siguiente era la lluvia de estrellas, otra tarde más que pasé en la playa y cenando pizza allí mismo, viendo la puesta de sol y luego cuando todo estaba oscuro, esperando atentamente a ver alguna que otra estrella fugaz y pedir mi deseo. Aunque muy tranquilo no fue porque el tractor de la playa para alisar la arena parecía que nos iba a atropellar.

Imagen de clouds, rain, and wallpaper

Tres días después otra acampada. A montar de nuevo las tiendas, seis horas en total en un jacuzzi, bailar hasta que me canse y hasta que no me queden aire en los pulmones de lo fuerte y alto que estoy cantando, conversaciones que, quieras o no, te llenan por dentro.

Justo al día siguiente, y habiendo dormido tres horas toca ir de concierto, en este caso Morat, un grupo que me encanta, e ir con los amigos de siempre, cantar aunque ya casi no tenga voz, saltar, aplaudir, disfrutar...

Imagen de banda, colombianos, and morat

Sigo quedando, yendo a la playa, comiendo helados... Y toca viaje de nuevo a Lisboa, una ciudad absolutamente preciosa, y a Cascais. Disfrutar de nuevo de esa sensación de alejarse de todo una vez más.

Imagen de city, travel, and lisbon

Al volver llegó septiembre, pero sabía perfectamente que el verano todavía no se había acabado. Seguí quedando todo lo que pude, comiendo helados hasta hartarme, disfrutando lo máximo posible de todas esas horas libres que tenía. Sí es cierto que me decepcionó que se suspendiera una última acampada por culpa del tiempo, pero eso no es nada que no se pueda solucionar.

En todo este verano he aprendido a disfrutar de lo más mínimo, de cualquier cosa, de que el plan más pequeño y más simple puede ser de los mejores. He bailado sin para y cantado hasta quedarme sin voz. Seguí creciendo pero sin dejar de sentirme una enana que canta por la calle y se ríe por la más mínima tontería. Exploté comiendo helados, porque dieta ya puede hacer otros días. Conocí a personas o me acerqué más a ellas, y comprendo lo bonito que es rodearse de gente que es distinta a ti. También aprendí a expresar mis sentimientos sin miedo a lo que pase después, a la repuesta de la otra persona, porque al final una se da cuenta de que si uno no quiere irse no se va, de que las cosas se pueden hablar sin ningún problema, que en esta vida una tiene que quedarse con quien quiera quedarse y no con al que hay que convencer de que lo haga. En este verano quise dejar de lado la rutina, intentar saber cómo soy en realidad, simplemente dejarme llevar. Sentirme querida y querer y, ante todo, saber que tengo a los mejores a mi lado.

Imagen de fashion, model, and photography

Y este, un poco por encima, es lo que ha sido mi verano. Mañana empiezo mi último año en el instituto, y la verdad, pese a toda la intriga que le tengo a este nuevo curso, no tengo ganas de que este verano se acabe, quiero quedarme a vivir en él para siempre, pero al final, queramos o no, todo se acaba. Y solo espero seguir disfrutando del tiempo que tengo tanto como lo he hecho este verano.

Nueva cabecera, nueva temporada, y nuevo todo, pero este verano yo no lo olvido.
¡Hasta la próxima! Un besazo enorrrrrme♥

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Hola!!

    Me alegro que hayas disfrutado tanto de este verano pero si este verano te ha parecido fantástico, espera a ver el del año que viene. No se que pasa que el verano de acabar 2º bachiller tanto para mis amigos como a mi ha sido el mejor jejej
    Madre mía, cuantas veces has ido de acampada yo solo he ido una vez en toda la vida y ha sido este verano en el Arenal Sound jejej
    Por cierto ya me he fijado en la nueva cabecera esta muy bonito y en cuanto a mañana, tranquila, relajate y esfuerzate mucho y ya verás como verás los resultados!!

    Un beso!!
    Ainhoa de Infinity life

    ResponderEliminar